b8b5d0bcca2d423088149f9ee6395cbc.jpg
8ae0657bca713eddcffd08ff1e898886.jpg
NAQQALI - La agencia de viajes Sheedee

NAQQALI

Casa de Te

El lugar tradicional de diversion es la "la casa de Te" que llamamos aquí Tchai khaneh.  La casa de Te ofrece aparte del te, el narguilet, platos iranies y especialidades regionales.  El te constituye la bebida nacional y se prepara remarcablemente bien hasta en las pequeñas posadas.  Según la regla de la hospitalidad irani, el anfitrion debe ofrecer a su invitado al menos un vaso de te antes de hablar de cualquier tema serio y el invitado es rogado a beberlo.

Parte integrante del pais, hombres y mujeres saborean silenciosamente su narguilet (qalyan), en las casas de te, en los parques, en la casa y en todas partes.  La casa de te es el mejor lugar para beber a sorbos el te, fumar y cambiar con los iranies que responden con gusto a todas sus preguntas sobre Iran y son curiosos de saber todo de su pais.

En el pasado, las casas de te constituian el centro de la vida social de la gente donde pasaban su tiempo libre y hacian circular noticias y chismes.  Pero a nuestros dias ese rol ha perdido su importancia, pero ellas son siempre un lugar de encuentro de gente para distraerse y a veces para comunicarse noticias.

Antiguamente, para atraer la clientela, en las casas de te, habian manifestaciones culturales y artisticas populares entre las cuales podemos citar "shah nameh khani", citaciones y representaciones de algunas partes del "libro de los reyes" (shah nameh), del mas grande poeta epico irani Ferdovsi (940-1020), las lecturas de poemas o de cuentos, de piezas de teatro y de demostraciones divertidas con los animales, pero muy pocas han perdurado esta tradicion.

La literatura popular es abundante en persa y en numerosos dialectos.  Existe formas de teatro suficientemente rudimentarias y más o menos improvisadas, farsas, teatro de marionetas.  La literatura narrativa y la poesia tienen más importancia.  Las historias del libro de los reyes son bien conocidas entre la gente gracias a narradores profesionales (naqqal) quienes, en algunas casas de te, las contaban antiguamente durante horas ante un auditorio atento.